¿Escuelas de música o tunas?

Anécdotas de la Red

En los inicios de los trámites para conformar la Red de Escuelas de Música de Medellín hubo algunos sucesos interesantes. Como se podrán imaginar, era una época de cambios y adaptaciones, los trámites eran en unos casos políticos, en otros administrativos.

Era necesario convencer a dirigentes, a funcionarios públicos y había que conseguir respaldos de otras instituciones. Todo era, en general, muy complejo dado que se trataba de un programa nuevo. Nadie entendía el tema, la música clásica no llamaba la atención, los violines no eran populares ni tampoco daban votos, todo lo contrario, requerían de un presupuesto. De verdad, era como vender hojaldras en el desierto.

Entre los miles de sucesos, que poco a poco les iré contando, un día, varios funcionarios organizaron una reunión privada para llegar a un consenso sobre las Escuelas de Música que yo proponía. Aunque sabían que ya se había acordado todo con el alcalde, el propósito era analizar otras alternativas, tomar una decisión entre ellos y luego volver a hablar con el alcalde para hacerlo cambiar de opinión. Obviamente yo no estaba invitado a este encuentro pero algunos de los dirigentes se ocuparon de informarme y me sugirieron asistir porque, pues, esa era mi iniciativa.

¡Qué gran sorpresa! Los anfitriones no me esperaban pero me colé, me puse colorado, saludé y me senté. Hablamos de la importancia del programa que yo proponía y la trascendencia que iba a tener en el tiempo, hasta que el principal habló y me dijo con voz amable y total convicción:

Señor Ocampo, su programa es espectacular e innovador. ¿Se imagina crear escuelas de música en los barrios y llenar la ciudad de orquestas sinfónicas juveniles? ¡Es una locura genial! Sin embargo es muy costosa y difícil de implementar, además serían 26 escuelas para empezar y Medellín tiene 280 barrios. ¿Cómo le parece esta idea que hemos contemplado los aquí presentes? ¿Qué tal si en vez de un programa tan pequeño de solo 26 escuelas y además tan costoso, le regalamos mejor una tuna a cada uno de los 280 barrios? Así cubrimos más barrios y las tunas no valen tanta plata, con el mismo presupuesto llegamos a los 280 barrios.

Hubo un silencio largo. No solo estaba pensando, simplemente no me salían las palabras, el mundo se me cayó encima. Las ideas brillantes de este genio iban a acabar un programa que no había nacido aún. Mientras todos me miraban, algunos sonreían, a otros les parecía una idea genial; todos buscaban mi aprobación, me moría allí delante de todos y no se daban cuenta.

Finalmente expresé mi aprecio y respeto por las tunas. Hice alusión a lo populares que eran en los colegios de esa época, pero hice énfasis también en que no eran programas de formación musical como lo exigían los instrumentos sinfónicos y la música clásica. Además, el programa comenzaría en 26 barrios y la idea era crecerlo y expandirlo hacia toda la ciudad.

No sabía en realidad qué estaba diciendo, pero no podía creer que alguien por el afán de ser brillante se pudiera atravesar en la historia y con su poder tomar una decisión que le hubiera negado a la ciudad, a sus niños y jóvenes, tantas experiencias vividas hoy, 22 años después, y las que aún están por vivir las nuevas generaciones.

Juangui

 

Download Premium WordPress Themes Free
Download Best WordPress Themes Free Download
Download WordPress Themes
Download Nulled WordPress Themes
udemy paid course free download
download micromax firmware
Download WordPress Themes Free
udemy free download